Declaración WAAAR contra la resistencia a los antibióticos

Sáb, 09/13/2014 - 00:15
0
Categoría: 

 

Jean Carlet, en nombre de los miembros de la Alianza Mundial Contra la Resistencia a los Antibióticos (WAAAR- World Alliance Against Antibiotic Resistance)

El aumento de bacterias con resistencia a los antibióticos representa una importante amenaza sanitaria. Frente a la ausencia casi total de nuevos fármacos antimicrobianos en desarrollo, la resistencia a los antibióticos (RAB) se ha convertido en uno de los principales problemas de Salud Pública de nuestro tiempo. Los antibióticos son una clase única de medicamentos debido a su potencial impacto en la sociedad; la utilización de un antibiótico en un solo paciente puede seleccionar RAB que se puede diseminar a otras personas, animales y al medio ambiente, haciendo que el antibacteriano utilizado en un único paciente sea ineficaz para muchos otros. La resistencia bacteriana puede evolucionar rápidamente. Una vez que las bacterias adquieren los mecanismos de resistencia, el material genético bacteriano alterado que codifica estos mecanismos de resistencia puede transmitirse a otras bacterias, en de forma muy rápida, aumentando el alcance y extensión de la resistencia. Los fracasos en los tratamientos debidos a bacterias multirresistentes (MDR), antes infrecuentes, notorios y limitados a los hospitales, son ahora mucho más frecuentes en los hospitales y también cada vez más en la comunidad. Se estima que al menos 25.000 pacientes en Europa y 23.000 en los EE.UU. mueren cada año por infecciones causadas por bacterias resistentes. El coste de la resistencia a los antibióticos es muy elevado, ya sea medido tanto en relación a la enfermedad de forma individual como en general para la sociedad, tasas de mortalidad o en costes sanitarios.

Aunque la resistencia a los antibióticos es un fenómeno incesante, está directamente relacionada con el volumen de antibióticos consumidos. Cada vez utilizamos más cantidades de antibióticos en la atención sanitaria y en la agricultura, esparciendo estos fármacos activos en el medio ambiente. El impacto del uso generalizado de los antibióticos es enorme, promoviendo la aparición y diseminación de la resistencia a los antimicrobianos.

Debemos cambiar el modo de utilización de los antibióticos y adoptar estrategias proactivas, similares a las utilizadas para salvar las especies en peligro de extinción. Los objetivos globales deben ser la conservación de la eficacia de los antibióticos y la estabilización de los ecosistemas bacterianos sensibles a los antibióticos.

Salvaguardar los antibióticos requerirá un esfuerzo concertado por los pacientes y los médicos prescriptores. El objetivo principal de la Alianza WAAAR es el de concienciar sobre la urgencia y magnitud de la amenaza y de promover un diálogo internacional que contribuya a dar respuestas efectivas. La Alianza en particular a través de esta declaración, se dedica a presionar e influir activamente para la conservación de los antibióticos, sensibilizando a los prescriptores de los antibióticos, los responsables de política antibiótica, las asociaciones de seguridad y defensa del paciente, la industria farmacéutica, las organizaciones internacionales de salud, los políticos y toda la población en general. Las acciones individuales, no importa cuán bien intencionadas, están condenadas al fracaso a menos que haya un diálogo internacional, un propósito común y un amplio consenso sobre la mejor manera de proceder.

La Alianza WAAAR aboga por las siguientes 10 acciones:

1) Promocionar la concienciación de todas las partes interesadas - incluyendo el público en general - de la amenaza que representa la resistencia a los antibióticos. Intensa cooperación entre las organizaciones políticas y/o económicas internacionales, que, todos juntos, deben tomar la iniciativa de esta acción contra la resistencia a los antibióticos.

2) Organización, en cada país, a ser posible por los Ministerios de Salud o por los Organismos reguladores, de un plan nacional financiado para contener la resistencia a los antibióticos, con la participación de todas las partes interesadas, incluidas las asociaciones de defensa del paciente.

3) El acceso continúo a antibióticos de calidad garantizada, especialmente en los países de ingresos medios y bajos.

4) Vigilancia integral de la resistencia a los antibióticos (RAB) y del uso de antibióticos. Seguimiento estandarizado del uso de antibióticos y de la resistencia a nivel institucional, regional y nacional (en lugar de datos nacionales exhaustivos) (a través de un modelo del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades) que permita realizar análisis comparativos, que se actualizarán preferentemente en tiempo real y al menos cada 12 meses. Esto requerirá de una adecuada capacidad de los laboratorios utilizando métodos estandarizados internacionales que puedan ser facilitados por una infraestructura tecnológica de coordinación centralizada y por las tecnologías de la información.

5) El uso de las pruebas de diagnóstico El uso apropiado de las pruebas diagnósticas existentes y el desarrollo e implementación de nuevas pruebas de diagnóstico rápidas, rentables y precisas, adaptadas al contexto local, para ayudar a distinguir las etiologías bacterianas de las no bacterianas. Un diagnóstico rápido puede ayudar a los médicos a evitar tratamientos innecesarios, a elegir con rapidez terapias dirigidas adecuadas e informar de la duración del tratamiento.

6) Política antibiótica (enfoques prudentes, controlados y con seguimiento en el uso de los antibióticos)

- En los seres humanos (hospitales, centros de larga estancia y en atención primaria).

- En los animales (ganadería, agricultura, acuicultura y en el marco de la salud animal y veterinaria) con la filosofía de "una sola salud”.

- Eliminación progresiva del acceso a los antibióticos (sistémicos y tópicos) “en el mostrador" (es decir, disponibles sin receta médica), ya sean para seres humanos o para animales.

- Prohibición del uso de antibióticos como promotores del crecimiento en animales destinados al consumo, y su uso excepcional en la profilaxis.

- Uso racional de metafilaxis (profilaxis en masa cuando algunos animales de producción ganadera están enfermos o con alto riesgo de enfermar) y del tratamiento en animales.

- Limitación de la utilización de antibióticos de importancia crítica en humanos y animales (por ejemplo, las carbapenemas)

7) Esfuerzos educativos para el cambio

- Programas educativos sobre antibióticos, resistencia bacteriana y control de infecciones dirigidos a niños y adolescentes (modelo e-Bug)

- Desarrollo de campañas ampliamente coordinadas, con información efectiva y de sensibilización dirigidas a la población sobre las expectativas del uso racional y adecuado de los antibióticos.

- Programas de educación y formación continua en los planes de estudios de todos los profesionales de la salud en todos los ámbitos (veterinarios, médicos, dentistas, enfermería, farmacia y escuelas sanitarias afines) y programas de educación profesional continua sobre la utilización racional de los antibióticos, incluidas las indicaciones, dosificación y duración del tratamiento. Educación de los agricultores.

8) Contención de la transmisión bacteriana y prevención de la infección

- Promoción de la higiene de manos universal y todas las intervenciones de control de infecciones que han demostrado reducir las tasas de resistencia.

- Esfuerzos incesantes para prevenir la transmisión de organismos multirresistentes en la asistencia sanitaria, la producción de alimentos y la cría de animales.

- Programas para limitar la contaminación del agua potable con bacterias multirresistentes, así como la contaminación del medio ambiente.

- Promoción de la utilización de las vacunas disponibles, en seres humanos y en los animales.

9) Investigación básica y aplicada, y desarrollo de nuevos antibióticos

- Mayor apoyo a la investigación básica y aplicada destinada a reducir la resistencia bacteriana en medicina humana y veterinaria.

- Utilizar los principios de los “medicamentos huérfanos” para los nuevos antibióticos.

- Incentivos para estimular la investigación de nuevos fármacos (antibióticos y compuestos nuevos) y vacunas a través de vías de regulación que permitan su desarrollo por vías rápidas.

- Nuevos modelos de negocio económicos para apoyar el costo de la innovación, salvaguardando los intereses de salud pública.

10) Solicitar a la UNESCO la inclusión de los antibióticos en la lista del patrimonio cultural inmaterial heredable.

 

Instamos a todos a participar en esta cruzada, en cada uno de los campos de interés. El milagro médico del tratamiento antibiótico debe ser protegido - esta es una prioridad mundial y nuestro deber. Por favor, ayúdenos a actuar ahora, mediante el apoyo a esta declaración, para promover el uso prudente de los antibióticos en los animales y en la salud humana, y las acciones políticas acompañantes necesarias para apoyar una mejor educación, la vigilancia integrada para la acción de salud pública y la investigación.

 

Sobre la alianza WAAAR

WAAAR es un grupo de 700 personas de 55 países diferentes que representan a los principales interesados (médicos, veterinarios, microbiólogos, cirujanos, farmacéuticos, enfermeros, biólogos evolutivos, ecologistas, ambientalistas, asociaciones de defensa del paciente). La Alianza cuenta con el apoyo de más de 140 sociedades científicas o grupos profesionales de todo el mundo. WAAAR es una organización sin fines de lucro abierta a profesionales y consumidores de todo el mundo. WAAAR no recibe financiación de la industria farmacéutica.

Contactar a través de: jeancarlet@gmail.com

 

 

 

 

Votacion: 
0
Sin votos (todavía)
Proyecto CódigoSepsis bajo el auspicio:
FACME